No me puedes negar la risa

Por: Ivana Jiménez, Joanna Da Silva, Max Cavaco

Este proyecto fue llevado a cabo gracias a  una serie de entrevistas realizadas a través de Skype. Este medio refleja la realidad de muchos venezolanos, que, ante la situación actual que conoce el país, recurren a plataformas como ésta para mantenerse en contacto con amigos y familiares que han sido llevados a dejar el país.

La historia de un país

Ubicada al Norte de América del Sur, Venezuela es un país que ilustra una de las paradojas más inquietantes de nuestra época: cómo un país rico en recursos petroleros y grandes oportunidades de crecimiento, terminó siendo un sinónimo de crisis social y declive económico. Entender la situación venezolana, puede ser considerado una hazaña. Desde su fuerte relación con los gobiernos de izquierda autoritaria, pasando por una economía interna que ha sufrido una serie de golpes y transformaciones a lo largo de los últimos años, hasta una sociedad que se hunde en la anarquía frotando los límites de un retorno al estado animal del Hombre, Venezuela se enfrenta a una de las crisis más brutales que ha conocido América latina.

Adentrarse en más de veinte años de historia y controversia nos ha llevado a considerar diversas ventanas para abordar semejante temática. “Venezuela será estudiada. En las escuelas de ciencias políticas del mundo, así como se estudia El Príncipe de Nicolás Maquiavelo o el Leviatán de Hobbes” escribió hace algún tiempo Laureano Márquez. Frente a las distintas fallas de las instituciones democráticas en el país, la sociedad civil ha tenido un fuerte papel en el desarrollo de aquello que podríamos denominar una alternativa para sobrellevar las situaciones del día a día. Activistas sociales, periodistas, sindicatos, fundaciones privadas y humoristas, son algunos de los actores que participan en este esfuerzo de abrir una ventana en busca de respuestas a las derivas de la crisis.

Tres venezolanos, tres visiones del humor, tres maneras de abordar el mundo

Se cree que en las peores situaciones a veces es mejor reír para no llorar. Aunque el humor puede ser visto como el resultado de una tormenta perfecta, siendo una mezcla entre lo trágico y lo cómico, se trata también de una manera de responder a una determinada situación. El humor y la risa forman parte de lo que es el ser humano, y el caso del venezolano no es la excepción.

Estefanía León, Daniel Enrique Pérez y César Uret, proponen su definición del humor  exponiendo las diferentes vértices que éste puede tener.

César Uret comenzó su carrera siendo mago y economista. Después de haberse presentado en la “Risas Azules” de la Universidad Central de Venezuela descubrió que el humor y la magia van muy bien de la mano. Hoy vive en Lisboa y ha tenido la oportunidad de abrir como humorista para diferentes espectáculos en la ciudad además de presentar su propio show como “El Mago”. 

Estefanía León llegó al humor como redactora del web show “Pero tenemos Patria” y poco a poco fue creciendo hasta llegar a ser la jefa de guiones del proyecto. Tuvo su propia plataforma, “El Fabuloso Show”, donde abordaba temas del día a día con risas con su co-presentadora Sofía Parada. Cabe destacar su colaboración con El Chigüire Bipolar.

Daniel Enrique Pérez hizo stand-up durante mucho tiempo, algunos lo conocen por su espectáculo “Terapia de Grupo” donde los problemas de la vida son objeto de risa. Su recorrido en el humor inició en bares y de ahí llegó a ser el redactor principal y editor de la página del Chigüire Bipolar.

La risa trasciende en el tiempo

Aquiles Nazoa decía que el humor “es una manera de pensar sin que el que piense se dé cuenta de que está pensando”, así el humor ha ganado un lugar importante en la sociedad venezolana a lo largo de los años llevando diferentes generaciones de la mano hacia el ejercicio de la reflexión. La sutilidad del poder del humor, lo ha llevado a ser un actor distinguido en el juego democrático. En Venezuela existe una corriente de “humor político”, es una rama caracterizada por tener una actitud subversiva ante el mundo donde prima la inconformidad y la voluntad de presentar una crítica.

El humor se manifiesta de distintas maneras en función del público a quién va dirigido y por supuesto se define por los medios de difusión que se poseen. En la cultura venezolana, uno de los elementos determinantes en la historia del humor se encuentra en la televisión. El canal Radio Caracas Televisión, RCTV, sembró las bases para lo que sería el programa humorístico más icónico de Venezuela: Radio Rochela. El programa contaba con una serie de “episodios” en los cuales se parodiaban situaciones cotidianas de la cultura popular del país. Algunos sketchs presentaban una sátira política de las gestiones de los gobernantes, otros buscaban divulgar los problemas relacionados con las condiciones de vida en los sectores populares de Venezuela, así se llevaba a cabo una protesta basada en el humor.

Reír en tiempos oscuros

Abordar la política a través del humor es un desafío tanto como para el que produce contenido como para el que lo consume. En tiempos de crisis la connotación humorística viene de la mano de la tarea de comunicar. En muchos casos, los temas que abordan los sketchs, shows u otros, buscan sensibilizar y democratizar un problema de manera de que el humor se torne una herramienta informativa.

Escoger el tema a abordar forma parte de una gran cadena del proceso creativo, para el Chigüire Bipolar, la tarea comienza desde el comienzo del día: “Bien temprano en la mañana, alguien, por lo general el editor, revisa las noticias que están sonando en los distintos portales de información y selecciona las que, según su criterio, son las tres o cuatro noticias principales del día. La gente lee la noticia y comienza a lanzar ideas, chistes en forma de titular periodístico. Esto se va repitiendo hasta que alguna de las ideas es lo suficientemente buena y comienza a recibir apoyos de los otros. Cuando un titular recibe varios “me gusta” de esto, la selecciona el editor y la aprueba. Esta es la primera condición de un post de El Chigüire Bipolar: no se publica nada que no nos guste a nosotros mismos”, cuenta Elio Casale, uno de los fundadores de la página.

La risa viene siendo una expresión humana que ocurre cuando nos damos cuenta de que en lo absurdo puede llegar a haber un sentido. Muchas veces se asocia la risa a la burla, sin embargo, el humor va más allá de la unión de estas nociones. Aunque pueda parecer contradictorio, detrás de cada elemento hay un proceso de discusión y de debate que están conformes a las reglas internas de cada página.

“Aunque a los señores dictadores no les guste, en dictadura la gente se casa, ama, tiene hijos y también ríe, aunque sea bajito, pero eso es algo que nunca podrán callar”

El antagonismo entre humor y política es un tema atemporal, independiente del partido político que se encuentre en el poder y forma parte de los pilares de la libertad de expresión. Entre ellos se desarrolla una relación de interdependencia, los políticos proveen el material y los humoristas hablan de ellos, en el otro sentido, hablar del tema le otorga cierta importancia al político.

Nosotros comenzamos, desde el día cero, haciendo humor político, eso es algo que está en nuestro ADN. El humor, como cualquier otra expresión cultural, es parte de la vida misma. Aunque a los señores dictadores no les guste, en dictadura la gente se casa, ama, tiene hijos y también ríe, aunque sea bajito, pero eso es algo que nunca podrán callar”, señala Casale. “Y obviamente, por un tema de monopolio de la agenda pública, uno termina haciendo más chistes del gobierno, porque desde la época de Chávez esa gente lo que hace es hablar y hablar todo el día, seis horas, ocho horas al día, estadísticamente es imposible que no digan algo de lo que no se pueda sacar un chiste”, añadió.

No obstante, este juego de roles es interrumpido con la llegada a la presidencia de Hugo Rafael Chávez Frías, rápidamente la capacidad de ridiculizar se vuelve una causa de descontento entre los gobernantes. La ridiculización causa que progresivamente haya un despertar de las consciencias y se empiece a cuestionar el verdadero valor de las políticas llevadas a cabo. Poco a poco, la censura comienza a implantarse en los medios de comunicación.

Ante la creciente opresión hacia los órganos de comunicación social, se amplifica una tendencia de utilizar el humor para abordar temas más joviales con menor connotación política. Se aborda en este caso un humor más relacionable con el objetivo de ser un elemento recreacional de distracción. Además, cabe destacar que el último año en Venezuela, la situación socio-económica ha alcanzado un nivel tan catastrófico que mucha gente ya no busca ese humor para reflexionar haciendo más difícil el trabajo.

A pesar de todas las dificultades que los humoristas enfrentan hoy en día, el humor siempre ha sabido abrirse camino ante la adversidad. Hoy en día, muchos de ellos recurren a plataformas como Youtube, Twitter u otras redes sociales para compartir su contenido.

El Chigüire Bipolar reitera su deber informativo y continúa a abrir ventanas hacia la libertad de expresión y el derecho a la información, “decidimos incluir en cada uno de nuestros posts un link a medios de comunicación independientes, para tratar de ser un multiplicador del trabajo periodístico serio, para ayudar a romper ese cerco de censura” comentó el fundador de la página. Estefanía León y Daniel E. Pérez por su parte, consideran que el trabajo del humorista es “un  trabajo  de  hormiguitas”  donde se busca mostrar a la gente que la vida que están teniendo no es normal. Tomando en cuenta las diferentes barreras que han sido construidas ante el crecimiento del humor, “hoy en día es importante intentar preservar el contenido y la reflexión detrás cada risa” cómo nos comenta César Uret. Se busca evitar que el humor se vuelva como se decía en la antigua Roma “una cosa  de  pan y circo”.

Un futuro garantizado  

Ante los cambios sociales, el humor también es llevado a adaptarse a la coyuntura de su tiempo, posee la capacidad de preservar su forma y acoplar su naturaleza. Cambiarán las plataformas, cambiarán los medios, cambiará la manera en la que la gente lo consume, pero el humor existe desde el mismo momento en el que el hombre comenzó a hablar.

“El reto para los humoristas es saber adaptarse a las exigencias de estos medios y plataformas cambiantes y saber aprovechar las herramientas que les ofrecen para lograr el objetivo final, que lo que dice cause risa en su audiencia. Ahí es donde algunos lo lograrán y otros no, pero ese proceso es lo que garantizará la renovación eterna del humor”, con estas palabras de Elio se reafirma la atemporalidad  del humor y su inmenso potencial de colocar a los humoristas en el papel de actores activos de la sociedad civil.

El humor se lleva en la maleta

A través de una campaña en las redes sociales, recopilamos videos de venezolanos en el mundo con el objetivo de conocer un poco más lo que es el humor y su impacto en la vida de cada día.

Agradecimientos especiales a todos aquellos que contribuyeron con la realización de este proyecto.

Submit a comment

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.